Se encuentra usted aquí

El Ministerio de Defensa ruso admite la utilización de soldados psíquicos

Viernes 19 de Abril, 2019
El boletín oficial del Ministerio de Defensa de Rusia asegura que su Ejército utiliza “tácticas psíquicas” para detectar emboscadas, escuchar conversaciones, interrumpir telecomunicaciones enemigas y aprender otros idiomas.
Josep Guijarro

El ejército ruso trabaja en conjunto con psíquicos, emplea tácticas parapsicológicas para ayudar a los soldados y ha utilizado delfines en experimentos de telepatía. No es el titular de un blog conspiracionista de los que corren por Internet, es una afirmación de Army Collectionla revista oficial del Ministerio de Defensa de Rusia titulado "Súper soldado para las guerras del futuro" donde explica que los militares rusos han llevado a cabo experimentos parapsicológicos, como conseguir leer el contenido de unos documentos protegidos en el interior de una caja fuerte.

Aunque el artículo se publicó en febrero de 2019, ha salido de las fronteras rusas cuando el periódico Newsweek se ha hecho eco del material periodístico sorprendidos porque tales afirmaciones se hicieran en una publicación autorizada por las autoridades.

Según el autor del artículo, el coronel Nikolai Poroskov, que trabajó en las campañas militares de Chechenia y Sierra Leona, los científicos soviéticos desarrollaron técnicas “paranormales” en la década de los ochenta con el objetivo de que los militares pudieran "extraer información en un estado alterado de conciencia".

Poroskov describe cómo se utilizó este método durante las campañas en Chechenia "para revelar el plan del enemigo y la composición de las fuerzas y los medios involucrados” y añadió que Rusia tiene especialistas que usan la telepatía para testear prisioneros, habilidades perfeccionadas en experimentos con delfines.

El coronel asegura que los psíquicos "dieron mentalmente las órdenes a los delfines y éstos las realizaron... Resultó que la técnica también se puede aplicar a los humanos" 

Los americanos no se han quedado atrás en esta “carrera psíquica” pues, según documentos desclasificados de la CIA, un programa de experimentación psíquica, denominado Project Center Lane, entrevistó a oficiales de inteligencia del Ejército estadounidense "sobre el posible uso de fenómenos psicoenergéticos en el campo de la inteligencia".

Todo empezó en la década de los setenta, cuando el Instituto de Investigaciones de Stanford realizó un protocolo que permitía el desarrollo de la visión remota o «clarividencia viajera» en personas dotadas de habilidades psíquicas. Este protocolo permitía la visualización de objetos distantes, en tiempo y espacio, sin usar ninguno de los cinco sentidos clásicos.

El éxito fue de tal magnitud que la CIA contactó al Instituto de Stanford para financiar las investigaciones con 20 millones de dólares. Nacía el proyecto Center Lane que funcionó bajo varios nombres de código como Stargate, Gondola Wish, Grill Chama, Sun Streak y Scanate, para determinar si existía alguna posible aplicación militar de los fenómenos psíquicos. A diferencia de lo que ahora ha trascendido, los norteamericanos cancelaron los proyectos.

De hecho, el artículo afirma que las tácticas “paranormales” han ayudado a los soldados a aprender idiomas extranjeros, a tratar a las tropas heridas, a detectar emboscadas e incluso a bloquear computadoras.

Las llamadas "contramedidas psíquicas" también enseñaron a los soldados de las fuerzas especiales a resistir durante el interrogatorio del enemigo.

Anatoly Matviichuk, jefe del Departamento de Análisis de la revista  Soldiers of Russia,  aseguró por su parte que los científicos soviéticos hicieron algunos trabajos en estos campos, especialmente entre los años sesenta y ochenta.

"La parapsicología de combate realmente tiene un lugar ... la técnica fue desarrollada por la Academia de Ciencias Soviética en un intento por descubrir las características fenomenales de una persona".

El coronel Poroskov asegura también en su artículo del boletín del Ejército (con una difusión de unos 10.000 ejemplares) que varios “experimentos” fueron fructíferos. Y menciona, pero sin dar detalles, un caso en el que personas entrenadas lograron supuestamente identificar  terroristas y  “candidatos a terroristas” de un documento situado lejos de donde se encontraban.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario