Se encuentra usted aquí

La verdadera historia del 'barco fantasma' infectado de 'ratas caníbales'

Miércoles 22 de Noviembre, 2017
"Un barco fantasma con ratas caníbales se aproxima a las Islas Británicas". Así rezaba el titular del diario The Sun tras el sensacional hallazgo de un buque que se creía perdido desde 2013

El Lyubov Orlova fue un crucero de lujo construido en Yugoslavia a mediados de los 70 que se utilizó fundamentalmente para dar servicio a cruceros antárticos. El barco, de 90 metros de eslora y capacidad para 110 pasajeros, estuvo en servicio durante dos décadas hasta que, en 2010  tras ser detectadas diversos fallos en su estructura fue fondeado en St. John's, Newfoundland para ser desmantelado durante más de dos años en lo que no faltaron pleitos y deudas. Estaba siendo remolcado a República Dominicana para ser convertido en chatarra cuando los cables se rompieron y quedó a la deriva en el Atlántico Norte. Sus 4.000 toneladas de peso lo convirtieron en una amenaza para otros navíos y para las plataformas petrolíferas. Fue avistado por última vez en abril de 2013 y desde entonces no se volvió a saber de él… hasta que un grupo de investigadores cree haber hallado sus restos en una playa californiana, en Estados Unidos.

El hallazgo fue realizado por los autores de un documental producido por el canal Discovery Science que emplearon para ello tecnología satelital.

 

Si bien inicialmente creyeron que se trataba del mítico Liubov Orlova los expertos determinaron que los restos encontrados eran de hormigón mientras que el casco del crucero ruso había sido hecho principalmente de acero. No podía ser el mismo, por tanto.

Finalmente, los investigadores llegaron a la conclusión de que los restos pertenecían a un petrolero abandonado en la deécada de los años 30 que se utilizó posteriormente por grupos mafiosos como burdel, casino flotante e incluso para la venta ilegal de alcohol.

Aún faltaba un aditivo más a esta historia fantástica: Según publicó el diario sensacionalista The Sun, el “barco fantasma” estaba infestado de ¡ratas caníbales!  El documental agrega: "imagínense este barco gigante" abarrotado de voraces roedores "apareciendo en tu playa local, justo donde vives". Terrorifico ¿verdad?

 

 

Gracias al llamativo titular, la noticia ha dado la vuelta al mundo aunque hay que precisar que el calificativo de "caníbales" obedece a las declaraciones del marinero belga Pim de Rhoodes, que asegura por propia experiencia que las ratas se acaban comiendo entre ellas cuando no quedan víveres no que se comieran a los humanos.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario