Se encuentra usted aquí

América, los otros descubrimientos

Jueves 28 de Septiembre, 2017
Para muchos es un secreto a voces, para otros meras leyendas, pero cada vez son más los investigadores que están convencidos de que el nuevo mundo fue descubierto mucho antes de la llegada de Colón.
Jesús Callejo

Guerreros vikingos, monjes irlandeses, nobles galeses y escoceses, templarios franceses, comerciantes chinos y navegantes españoles y portugueses, todos ellos durante la Edad Media, pudieron haber hecho alguna incursión previa al continente americano. Por no hablar de épocas más pretéritas con la supuesta presencia de fenicios, egipcios, griegos, japoneses o judíos. Si fue así, nadie volvió para contarlo o sus testimonios fueron muy puntuales y con el tiempo se olvidaron o pasaron a formar parte de la leyenda. Podríamos decir que Colón fue el último de esta saga de marinos y navegantes intrépidos. Llegó, regresó, lo contó, le creyeron y regresó nuevamente. Lo hizo “oficial” y lo “colonizó”.

Hay pocas dudas sobre el hecho de que muchos otros llegaron antes que Colón a ciertas islas o zonas de América –mapas, testimonios orales y escritos y varias esculturas que representan a hombres blancos y barbados existen desde época olmeca– y todo eso se mantuvo en secreto por razones obvias: nadie revelaba datos ni cartografía sobre tierras desconocidas repletas de oro, especias y esclavos.

Cada autor se basa en pruebas y en fuentes arqueológicas, históricas, filológicas, toponímicas y epigráficas para formular hipótesis variopintas, algunas razonables y otras bastante descabelladas. Vamos, por tanto, a hacer esta larga “travesía” en el tiempo, acompañados por los navegantes que llegaron antes que Colón a ese Nuevo Mundo.

EL PRIMER HOMBRE AMERICANO
Habría que empezar nuestra lista cronológica por lo más evidente, por esos primeros hombres que llegaron a América, hará unos 14.500 años, cruzando el estrecho de Bering y que se convirtieron en la cultura de Clovis, en Nuevo México. ¿He dicho evidente? No tanto, porque se ha encontrado un yacimiento en Brasil, cerca del volcán Cerro Toluquilla, y otro en el sur de Chile, en Monte Verde, cuyos huesos han sido datados en 50.000 y 33.000 años, respectivamente. Lo que apoyaría la teoría de que no hubo una sino varias oleadas migratorias, unas por el norte entrando por Bering –y en varias etapas–, otras por el sur, provenientes de Australia, y otras más procedentes de Asia, por el Pacífico.

En definitiva, podemos decir que América tuvo más de una puerta de entrada para recibir a los primeros grupos de gentes que se animaron a habitarla. Y si somos más puntillosos todavía, los primeros americanos no serían Homo Sapiens, sino Denisovanos, Neandertales o alguna otra especie homínida, según el reciente descubrimiento en California de un fémur de mamut descuartizado con la friolera de 130.000 años, con marcas de haber sido roto intencionadamente con herramientas de piedra, según Nature.

AÑO 1600 A.C. JAPONESES
Avanzando más en el tiempo, el matrimonio estadounidese Betty Meggers y Clifford Evans descubrieron un paralelismo entre la cerámica encontrada junto al río Napo –encuadrada en el periodo Jomón Medio, sobre el año 1600 a.C.– y las piezas de la cultura Valdivia, en concreto sus famosas “Venus de Valdivia”, consideradas las más antiguas del Nuevo Mundo. Plantearon la posibilidad de que un grupo de pescadores nipones se perdiera en pleno océano Pacífico y viajaran arrastrados por las corrientes marítimas durante unos 300 días hasta recalar en las costas de Ecuador. Más de 15.000 km para que los náufragos fueran recogidos por los nativos de Real Alto y, a cambio, les enseñaron algunas técnicas de pesca y el arte de la cerámica.

Como curiosidad, un estudio efectuado en 1999 y liderado por el epidemiólogo Hasuo Tajima, encontró un virus mortal, el HTLV-1, que produce leucemia, en algunas momias del desierto de Atacama, al norte de Chile, de unos 1.500 años de antigüedad y que es el mismo que afecta a algunas regiones de Japón y de otros pocos lugares asiáticos. Extraño, ¿verdad?

Lee el articulo completo en el nº263 de la revista ENIGMAS

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario