Se encuentra usted aquí

¿La arqueología puesta en duda? La prueba del Carbono 14 podía estar equivocada

Domingo 08 de Julio, 2018
Recientes investigaciones demuestran que las pruebas por carbono 14 que hasta ahora han datado momias, neandertales y miles de piezas artísticas son muy cuestionables. Parece ser que se producen variaciones que podrían reescribir la historia. Sergio Basi.

Sturt Manning, arqueólogo estadounidense, ha descubierto que los estándares de datación por Carbono 14, habitualmente aceptados para determinar la edad de cualquier material orgánico, podrían estar dando fechas erróneas a marcas históricas.

El Carbono 14 hasta hoy había dado edad a los faraones, las momias y las pirámides; ha fechado la época de los neandertales o incluso ha medido la edad de la Santa Sídone de Turín. 

Este método de datación es el más usado y supuso a su descubridor, Willard Libby, el Premio Nobel de química en 1960. Ahora, como decimos, el Carbono 14 y un sinfín de dataciones arqueológicas corren el riesgo de estar equivocadas.

Según las investigaciones de Manning, se dan variaciones en el ciclo de radiocarbono en ciertos períodos de tiempo, que afectan a los estándares utilizados en la investigación arqueológica e histórica.

Y de estas variaciones tienen la culpa las pruebas nucleares de la Guerra Fría por parte de Estados Unidos, la Unión Soviética e Inglaterra, así como los últimos dos siglos que la humanidad lleva liberando sobre la atmósfera dióxido de carbono en grandes cantidades (desde la industrialización), tal y como ya había señalado hace años el físico Hans Suess.

Así pues, la contaminación lo está desvirtuando todo, la presencia de todos estos elementos supone que se altere el radiocarbono que naturalmente se encuentra en todas partes y cuyo isótopo 14 es el que se utiliza para estas dataciones arqueológicas. Nuestros descendientes dentro de 2000 años cuando quieran datar nuestro tiempo podrían tener algún que otro problema. Les quedará constancia de lo muy contaminada que estuvo nuestra época.

Estas variaciones al medir la datación exacta según Manning, también están muy relacionadas con las condiciones climáticas y pueden ser especialmente relevantes para la región sur de Oriente Próximo, lo cual incluye a Israel, el sur de Jordania y Egipto.

Las cronologías se basan en curvas de calibración estándar que asumen que, en un momento dado, los niveles de radiocarbono son similares y estables en todas partes de cada hemisferio. Pero esto también queda en cuestión.

"Sabemos por las mediciones atmosféricas en los últimos 50 años que los niveles de radiocarbono varían a lo largo del año, y también sabemos que las plantas crecen en momentos diferentes en partes separadas del hemisferio norte. Entonces nos preguntamos si los niveles de radiocarbono relevantes para datar material orgánico también podría variar según las diferentes áreas y si esto podría afectar la datación arqueológica".

Así siguió cuestionando Manning la veracidad del Carbono 14: "los eruditos que trabajan en la temprana Edad de Hierro y la cronología bíblica en Jordania e Israel están haciendo sofisticados proyectos con análisis de la edad del radiocarbono, lo que hace pensar en hallazgos muy precisos, pero nuestro trabajo indica que es discutible su base fundamental: utilizan una curva de calibración que no es precisa para esta región".

Las investigaciones han demostrado que hasta las pequeñas variaciones pueden cambiar fechas del calendario lo suficiente como para alterar de una forma seria y notable los debates arqueológicos e históricos.

Así pues, estas investigaciones deberían suponer una importante revisión de las líneas de tiempo hasta ahora marcadas por la arqueología y la historia.

"Ha habido un gran debate durante varias décadas entre los estudiosos que argumentan a favor de cronologías diferentes, a veces con décadas de diferencia entre un siglo y otro, con importantes implicaciones históricas. Y sin embargo, estos estudios ... pueden ser inexactos ya que están utilizando la información errónea de radiocarbono".

 

 

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario