Se encuentra usted aquí

Los ejércitos fantasma de Obsecuente

Miércoles 20 de Junio, 2018
Narran las crónicas de Julio Obsecuente, historiador romano del siglo primero, que un gran estruendo como de dos ejércitos en pugna fue escuchado en las cercanías durante días y, sin embargo, aunque no hubo batalla alguna, sí su rastro. Esta es una de las muchas historias que Alejandra Guzmán nos narra en Fantasmas, apariciones y regresados del más allá. Sergio Basi.

¿Sabías que las clásicas sábanas o camisones blancos de los típicos fantasmas y espectros ya eran un fenómeno que se registraba en la Roma Imperial?

Las visiones y las apariciones fantasmales así como los fenómenos anómalos no son algo propio de nuestra época, desde los tiempos más pretéritos existen registros de este tipo de fenómenos extraños. En Occidente el primero en tratar estos temas en que los fantasmas son protagonistas, fue Homero.

Y es que en la Antigüedad se forjan los principales relatos sobrenaturales que posteriormente hereda el cristianismo configurando hasta la actualidad los universos fantasmagóricos occidentales.

Este tema nos lo ilustra perfectamente en Fantasmas. Apariciones y regresado del más allá (Sans Soleil Ediciones) Alejandra Guzmán Almagro, doctora de Filología Clásica que, con su conocimiento de textos originales y poco conocidos se propone revisitar la literatura de narraciones que tan sólo habían sido estudiadas con anterioridad desde el prisma de los cuentos y relatos populares.

Esta relectura nos muestra que es en estos relatos donde se cristalizan las creencias de un conjunto de gente en un contexto cultural concreto.

La obra de Alejandra Guzmán nos muestra que se dan casos de fantasmas que aparecen en los textos griegos del siglo V a. C. y que reaparecen de forma idéntica en el siglo XIX. Nos lo ilustra con las casas encantadas, de las que habla Plinio en la Grecia Clásica y también Antonio de Torquemada ya en la era medieval.

Fantasmas. Apariciones y regresados del más allá es una obra que trata las historias de fantasmas desde el rigor académico en el que la autora está plenamente familiarizada, pero dándole un aspecto accesible al lector y permitiéndole juzgar por sí mismo las muy diversas narraciones e historias que a lo largo del libro se mencionan.

Esto es gracias a que la obra se nutre de autores muy poco conocidos por el lector y son testimonios de que estos temas ocuparon muchos ámbitos del saber y la religión como podían ser la teología, la filosofía, el derecho o la medicina.

Uno de los muchos casos que la autora nos cuenta es el que relata Julio Obsecuente, historiador romano del siglo primero que dejó redactado un libro de prodigios donde explicaba todo tipo de fenómenos extraños de la historia romana. Su fuente de información eran los Libros de los Pontífices, registros de sacerdotes.

En este registro, Obsecuente “describe prodigios de toda índole: rayos que caen en pleno día, estatuas que lloran sangre, nacimientos monstruosos y contranatura, y visiones extraordinarias de todo tipo. Cualquiera de estos prodigios era interpretado en Roma como un aviso, estos sucesos tenían un carácter marcadamente profético. De hecho, tras la mayoría de prodigios narrados por Obsecuente, sigue una guerra o una calamidad para el Estado”.

Obsecuente nos deja escrito cómo se reafirma la consistente creencia (ya expuesta por Plutarco con anterioridad) que tenían sobre los fantasmas en su época.  Nos habla de una visión en un cementerio en que unos espectros se movían entre sepulcros.

También cuenta Obsecuente que en tiempos del dictador Sila (81-80 a.C.) “se oyó un terrible estruendo de enseñas y de armas entre gritos estremecedores … durante días parecía que dos ejércitos estaban enfrentados”.

De hecho, cuenta que varios se acercaron a investigar el acontecimiento y que se asustaron mucho al ver las huellas de las pisadas de los caballos y los hombres, así como tierra removida y hierba aplastada. Les pareció un anuncio grave.

Como esta, Fantasmas. Apariciones y regresados del más allá, nos cuenta la concepción que a lo largo de diferentes épocas se tiene de los fantasmas y fenómenos extraños, por ejemplo, nos introduce en ideas interesantes a la par que anecdóticas que demuestran a la perfección la concepción del mundo que cada cultura y sociedad ha tenido. De la palabra “poltergeist”, la autora extra magistralmente el origen de un fenómeno muy actual en la Alemania del siglo XV cuando los duendes campaban a sus hanchas.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario