Se encuentra usted aquí

Roraima, la montaña de los sueños

Jueves 25 de Octubre, 2018
El Monte Roraima es una montaña como ninguna otra, un capricho de la naturaleza con una extrañísima cima que desafía las convenciones de nuestro planeta... su cima no es un pico como el de cualquier otra cima. Javier Martín

Al contemplar una panorámica del Monte Roraima, su peculiar geometría puede hacernos pensar que en tiempos inmemoriales un ser imposible propinó un hachazo gigantesco en lo alto de la montaña.

Porque el Monte Roraima no remata su cima en pico, sino que lo hace en una meseta extraordinaria de 31 km2, y acotada por acantilados de alrededor de 400 metros de altura. Una rareza majestuosa.

Situado en los límites de Venezuela, Brasil y Guyana, el también conocido como Cerro Roraima o Tepuy Roraima tiene una altura de más de 2.800 metros y supone una de las formaciones geológicas más antiguas de la Tierra.

El Monte Roraima se trata del punto más alto de la cadena de montañas tepuyes, conocidas por los pueblos indígenas de la zona como “morada de los dioses”. El entorno es evocador. No podemos imaginar mejor lugar para que viviesen los dioses, porque el Monte Roraima parece salido de un sueño.

Desde su cima chata caen infinidad de cascadas y de su imagen abrazada constantemente por nubes nacen leyendas y mitologías a cual más rica y sugerente. Los nativos Pemón y Kapón describen el monte como el tronco de un recio y extraordinario árbol que en su origen contenía todos los tubérculos y las frutas del mundo.

Makunaima, el ser fabuloso del Monte Roraima, taló en tiempos inmemoriales dicho árbol, provocando que éste cayera a tierra y generase una extraordinaria inundación. De aquel incidente surgió esta asombrosa montaña. No pocos aventureros se lanzaron en busca de mundos perdidos desde la geometría imposible de este monte.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario